Disco Inyectado

Es el disco industrial o disco prensado que solo se puede producir a partir de 500 unidades y que requieren de un proceso industrial para su elaboración.

¿Cómo es el proceso de prensado?

El proceso se inicia con la generación de un molde o glassmaster, un disco de cristal en el que se han grabado los datos que contendrán los CD’s o DVD’s o Blu Ray que se fabricarán posteriormente. A partir del glassmaster y mediante unos procesos químicos se obtiene el molde metálico que se utilizará para el prensaje de los discos. En la línea de prensado se introduce el molde metálico. Los futuros CD’s son piezas redondas y transparentes de policarbonato que entran en la prensa donde está el molde metálico, durante unos 3 segundos se ejerce una gran presión del molde sobre la pieza de policarbonato traspasando la información desde el molde al futuro CD. Posteriormente al prensado la pieza de policarbonato se metaliza por un proceso de centrifugación dándole el color de aluminio característico de este tipo de discos.

Una vez se tiene el disco metalizado pasa a un proceso de impresión offset o serigrafía con la imagen aportada por el cliente, obteniendo así el disco que vas a recibir.

Disco Duplicado

Es el disco que graba sobre un disco virgen que presenta una capa superior banca preparada para la posterior impresión.

El proceso de grabación se realiza mediante el quemado con láser sobre la superficie el disco, el proceso en sí es exactamente igual al que puedes hacer en casa si dispones de una grabadora de discos.

Los duplicadores disponemos de  torres de grabación y/o robots automáticos que realizan de forma autónoma los procesos de grabación y control bit a bit.

La impresión del disco se realiza de forma digital directamente sobre la superfície del disco y se le puede dar un lacado final para proteger la capa impresa

¡IMPORTANTE!

Los discos de AUDIO duplicados no son 100% compatibles con la totalidad de los reproductores de audio.
Seguro que no es la primera vez que lo oyes, pero ¿Por qué ocurre esto? 

El principal motivo se debe a que se ha utilizado un disco pensado para la inserción de datos, o de audio, y la grabación se ha hecho a una gran velocidad. Para minimizar este problema, lo ideal es utilizar discos de gama alta profesional pensados para la grabación de audio y hacer ésta a baja velocidad.

Hoy en día la velocidad más baja a la que se puede grabar es 8X. Si grabamos el audio a más velocidad y sobre discos no profesionales, la probabilidad de que algunos equipos no lo reconozcan aumenta. Por eso en Duplicat solo utilizamos discos DIAMON de la serie profesional de Ritech o discos Black. (Realizados sobre policarbonato negro). Los discos Diamond los reconocerás porque la superficie sobre la que se “quema” el audio es e color plateado, como la de los discos inyectados.

En Duplicat Music somos muy conscientes de esta problemática, y por esto todas nuestras producciones se realizan sobre discos Diamond o discos BLack. Llevamos años y decenas de miles de discos Diamond y Black producidos y constatando que el nivel de incidencias con estos discos es prácticamente inexistente